jueves, noviembre 04, 2010

Planeta hormiga


Una vieja agalla de roble cuelga de una rama llena de hojas otoñales, su superficie esta cubierta de líquenes, como si fueran inmensas masas forestales, se me antoja como la imagen simbólica de un planeta, un mundo virgen cubierto de arboles al que puedo llamar "Planeta hormiga"

El comienzo de esta interesante historia que he fotografiado comienza...


Con un diminuto himenóptero cuyo nombre es Andricus kollaris, y cuya especializada forma de vida pasa por una fase larvaria que se desarrolla en el interior de una ramita de roble o quejigo.

El adulto inocula allí un huevo, junto con un producto químico, que produce en la planta una especie de tumor esférico llamado agalla, dentro de esta agalla la larva encuentra protección y alimento toda la temporada cálida, luego al llegar el invierno, pasa allí sus gélidos días, hasta que en primavera emerge de su interior a través de un agujero que ella misma genera, para completar su ciclo de reproducción de nuevo


Interior de la agalla (seccionada por la mitad y aun sin liquenes en su corteza por ser nueva) con el espacio central donde se esconde la larva de Andricus, un verdadero bunker a prueba de enemigos...




Hormigas cuidando de sus larvas en el interior de la agalla



Luego una vez abandonada la agalla por la Andricus, queda colgando del árbol una casa de lujo, impermeable, cálida y como dije a prueba de enemigos pues solo tiene una pequeña entrada... es así como algunas especies de hormigas, (criaturas oportunistas y adaptables como pocos seres), buscan y colonizan estas protuberancias esféricas.

Existen muchos tipos de hormigas haciendo esto y yo en mi casa guardo "pequeños planetas" en terrarios de cristal con al menos 3 especies ibéricas relativamente fáciles de encontrar...

Las de la foto superior aun no las he identificado, pero son diminutas, dentro de una agalla de 3 centímetros de diámetro viven mas de 300 hormigas, larvas y una longeva reina que un buen día tuvo la suerte de encontar la agalla vacía y trabajarla con más tuneles... residirán allí de manera permanente saliendo solo a buscar alimento.

En esta otra vemos una reina de Crematogaster scutellaris, con sus primeras larvas y huevos, y un par de obreras recién nacidas que la ayudan en el proceso de cría, cuando la colonia crezca se les quedara pequeña, abandonaran la agalla, buscando un hueco grande en la madera del roble para formar la colonia.

Otras especies ibéricas están más especializadas en la vida en las agallas, como la (Camponotus truncatus) cuya cabeza en forma de tapón cierra en un momento de peligro para la colonia el orificio u orificios de salida que tiene la agalla-hormiguero, blindando de manera definitiva "el pequeño planeta de madera"...

Iré subiendo fotos de todo esto...


3 comentarios:

Luth dijo...

Fascinante el mundo de las hormigas :), muy bonito la entrada, y las fotos preciosas, como siempre :).

PD:Ojalá todos aprendiésemos de las hormigas, tan trabajadoras y altruistas...
Te adoro!

Luth dijo...

Fascinante el mundo de las hormigas :), muy bonito la entrada, y las fotos preciosas, como siempre :).

PD:Ojalá todos aprendiésemos de las hormigas, tan trabajadoras y altruistas...
Te adoro!

Fcº Javier Barbadillo Salgado dijo...

Un gran documental del planeta Hormiga.
Enhorabuena.